Quienes somos


Telefónica inició su expansión internacional en 1990 con la adquisición en Hispanoamérica de tres compañías nacionales de telefonía privatizadas en Perú, Argentina y Chile, provenientes de monopolios estatales. En la primera fase, estas compañías siguieron desarrollando y expandiendo su negocio como un todo, sin segregación de las filiales móviles. En 1998, con la privatización de Telebrás, Telefónica, integrada en varios consorcios, consiguió el control del operador de telefonía fija de Sao Paulo (TelESP) y de varios operadores móviles, como los de Río de Janeiro (TelERJ) o Rio Grande do Sul (TelERG). En el año 2000, y ya como la división Telefónica Móviles, continuó su expansión implantándose en el mercado mexicano, mediante la adquisición de cuatro operadores pertenecientes a Motorola que operaban en el norte de México y creando una filial local con sede en Monterrey. Posteriormente, en mayo de 2002, adquiere el operador Pegaso y lo fusiona con la operadora que ya controlaba, convirtiéndose en un operador de ámbito nacional y moviendo la sede de la compañía a México D.F.. Finalmente en 2004, Telefónica Móviles compra los activos latinoamericanos del operador estadounidense BellSouth. A través de esta adquisición, amplia su implantación continental en Centroamérica y en varios países en los que no operaba como Colombia, Venezuela, Ecuador y Uruguay, además de reforzar su presencia en los que ya tenía operaciones, consolidándose como la compañía telefónica líder de la región iberoamericana.4​